martes, julio 17, 2007

Extraño mi trabajo...

Sip, se puede decir que soy de esas enfermeras de vocación,
Me acuerdo cuando aun era una niña, quería ser dos cosas cuando fuera "grande":
1-Ser alguna actriz famosa que donde quiera que fuera me reconocieran, y hubiera cámaras detrás mio siendo siempre la noticia...

...Y ya bajandome de la nube:
2- Ser enfermera.
De pequeña solía enfermarme por lo menos un vez al mes, y cada que me llevaban al pediatra, el querido Doctor De la Torre me daba en toda la M porque siempre requería de antibióticos, y pa que me curara mas rápido pues inyecciones, y como la infección era fuerte me daban penicilina de 800 000 unidades cada 12 horas, así que era piquete en la mañana, y piquete en la noche, por diez días!
Me acuerdo muy bien que ese paseo a la Cruz Roja era de lo mas traumatizante, agobiante y aterrador, pero seguramente lo era mas para las pobres enfermeras porque era como si yo fuera preparada para la guerra, ellas, que ya me conocían, empezaban a hablarme suave y tiernamente, tratando de ganar mi confianza, y yo como nena educadita que soy, respondía a todo con la mayor tranquilidad posible. Ah! pero llegaba el momento en que me decían date vuelta, que me convertía en campeona de lucha libre, campeona de maratón de carrera y hasta karateka! Que días aquellos!

Sin darme cuenta, el interés por la enfermería fue creciendo, y estoy segura que fue el esmero que cada una puso en mi, porque la verdad que fui muy difícil de tratar, luchaba como gato boca arriba porque no me tocaran, había veces que sentía que me iba a desvanecer porque se me terminaban las fuerzas, luchar contra 5 no es nada fácil! Y ellas nunca perdían la calma; tal vez cuando la tempestad pasara y nos fuéramos de ese lugar las pobres caían rendidas, pero frente a mi familia y mio nunca demostraron cansancio.....eso y el olor de hospital me fascinaba.

Mi madre se sorprendía de porque tuviera tanto interés e incluso me sugería que pensara en otra carrera, yo solo contestaba que "no sabría que hacer".

Los años de escuela en enfermería no fueron nada fáciles, eran muchas horas de guardia, adjuntas con las horas de enseñanza teórica iba a casa cada tercer día, solo a dormir unas pocas horas y luego regresarme al hospital a las 07:00, estar en clase hasta las 14:00, comer en la cafetería del hospital, reportarme a la 15:00 con la jefa de enfermeras, practicar hasta las 20:00, cenar, reportarme de nuevo a las 21:00, y si había alguna emergencia pues quedarse de pie parte de la noche, hubo muchas ocasiones las cuales me daban las 06:00 y tenia solo el tiempo justo para ducharme e irme a clase a las 07:00, de ahí salir a la 14:00, esta vez a casa, para descansar esa noche ahí y al día siguiente volver a lo mismo. Y es por eso que si ahora duermo 2-3 horas, es como si hubiera dormido toda la noche.

Así pase 4 años, fueron muy duros pero ahora que los menciono,tengo muy bonitos recuerdos de mis años de estudiante, y mucha experiencia también.
Hoy estoy única y exclusivamente dedicada a una rama en la enfermería, pero como todos sabemos mi marido no esta en casa (snif snif), tuve que tomarme estos días, pues mi horario es un poco ínusual, tengo que estar en la clínica a las 03:30 y a esa hora no hay un solo loco que me diga "yo te cuido a lo chiquitos, los despierto a las 06:30 y lo llevo al jardín, luego en la tarde paso por ellos para que a las 17:30 que estés de regreso los puedas ver"

Como ven es un tanto difícil, así que opte por quedarme en casa, pero ya empiezo a extrañar mi rutina loca, si bien no me he quedado quieta un instante, y todo a mi alrededor es un arcoiris,ya extraño!
No creo ser un angelito de enfermera, pero la verdad es una satisfacción personal al final del día saber que ocupe mi tiempo en tratar de hacer sentir mejor a un ser humano, que muchas veces no hace falta una curación, o alguna pastilla, he ofrecido mi mano y con eso pongo una sonrisa en los labios en cada uno de mis pacientes....lo que no saben es el otro lado de la moneda.....

Que cada inyección que pongo pienso "por todas las que me pusieron cuando era niña!"

MIENTO ES BROMA!!!! No soy capaz de hacer doler ni a una mosca!

22 comentarios:

Carlos dijo...

...una profesión que requiere vocación y de la buena eh!

Soy testigo y de cerca, tengo dos tías enfermeras...soy testigo decía de que llegan a crear un nexo tan especial con sus pacientes que luego pasa a formarse una dependencia emocional.

Las admiro realmente.

** MARÍA ** dijo...

Me gustó leer tu história Nancy, y estoy completamente segura que con cada inyección que pones, piensas en el miedo que tenías tu, y el posible miedo que pueden estar pasando ellos ahora.

Te presiento demasiado dulce y tierna, y estoy segura que pondrás cada inyección y tratarás a tus pacientes, con mucho amor.

Besos cariñosos,


** MARÍA **

Jinekoloko dijo...

gracias por tu comentario
pero veo en tu perfil que tienes 41 años...

mmm y bueno te animas a comentar sobre tus posturas favoritas ???

Jinekoloko dijo...

ok entonces te pido las disculpas pertinentes...

pero sigues sin comentar el tema...



ARTE AMATORIA

Y cuál es la POSTURA
que a ti más te gusta
???????????????????


mmm y una mujer vestida de enfermera despierta varias fantasías sexuales o no ???

Evan dijo...

Lo tuya es una vocación maravillosa!

Se establecen vínculos de cariño entre pacientes y enfermeras, porque uno se va encariñanado de quien lo cuida...

Un beso Nan, que pases lindo!

Gabriela dijo...

Pues Nancy, te doy las gracias en nombre de todos los que hemos llegado a ser pacientes alguna vez.

Yo tengo un ENORME respeto por las enfermeras y los doctores (bueno, y los bomberos) porque sé lo sacrificada que es la carrera empezando desde los estudios y continuando con la práctica. De verdad, es algo para lo que debe poseerse un gran amor, una gran vocación, un gran sentido altruista y una grandísima fuerza, pues se está constantemente directamente frente al dolor. Por mi parte creo que yo nunca podría tener una carrera como la tuya. Te admiro. Gracias a Dios por gente como tú :D

Por cierto, a mi nena le acaba de tocar su chequeo con la pediatra y le mandaron hacer sus primeros análisis de sangre. Lloró la chiquita (y aún le faltan sus vacunas). Lo peor de todo es que no pude estar con ella; su papá la llevó. Espero que le haya tocado una enfermera linda y sensible como las que te atendían en tu niñez y como la que no dudo que seas tú.

Besitos

ALEJANDRO MUÑOZ ESCUDERO dijo...

Hola Nancy, debido a una traumatica experiencia logre conocer el maravilloso trabajo que realizan las enfermeras (son verdaderamente admirables y al menos yo, no conozco ninguna excepcion).

Lamentablemente no puedo decir lo mismo de los doctores ya que uno de ellos me dejo invalido de por vida (es una larga historia).

Te envio todo mi cariño, respeto y admiracion.

Un nuevo amigo,

Alejandro
http://alejandromunoze.blogspot.com

Vanto Y Vanchi dijo...

cuando era chiquito yo quería ser Licenciado en Administración de Empresas Turísticas...pero cuando estaba en la prepa me enteré de todas las matemáticas y contabilidades y finanzas que había que chutarse, así que decidí dedicarme a las artes....

Un abrazo y toda mi admiración!

ALEJANDRO MUÑOZ ESCUDERO dijo...

Gracias, gracias, gracias e infinidad de veces gracias Nancy.

Gracias por tus palabras, por tu tiempo, por tu voluntad, por tu carino, por tu empatia y gracias por existir.

Eres un maravilloso ser humano.

Alejandro

santo dijo...

Pregunto y tienes buena mano para inyectar?? pk tengo dos hermanas que son enfermeras una esta especializada en quirofanos y la otra pues en cuidado intensivo pero la de quirofano tiene buena mano para inyectar con la otra no jejeje
Vaya que se necesita vocacion para dedicarse a eso las admiro¡¡¡

Ana R dijo...

Siempre he creido que es una profesión que no está y valorada---Me ha gustado tu historia.

Un abrazo

Angie Sandino dijo...

Yo te admiro, porque creemé que yo no podría recetar ni una aspirina, menos aún limpiar heridas o colocar inyecciones, hay que tener un caracter muy especial,valiente para hacerlo y lo suficientemente tierno para transmitir al paciente que está en buenas manos...

Mil felicidades por ser como eres!

Besos!

MAYA dijo...

Nancy: Es super bello que nos cuentes esto. Realmente tu profesión es titánica, yo no soy una buena paciente, seguro que te volvería loca. Así que si me enfermo por allá te busco para que me trates con delicadeza. Y nada de ponerme inyecciones que le tengo terror. Me das tu mano, con eso me conformo, que después venga la bruja mala del hospital y se encargue de las inyecciones. A ella si le pego.

Te quiero Bella.

Maya

Belén dijo...

Ayyyy mi nancy!!!! que post tan bonito!

Serias una enfermera tan bella...

aissss

Besos de otra sanitaria enamorada de su profesion ;)

Patricia dijo...

es una hermosa profesion...requiere de mucho amor y dedicacion pero mis respetos porque muchas veces creo que las enfermeras son las que mas hace y la que menos se reconoce.

Gracias por compartir otra parte de tu vida!!

Sonny dijo...

Si que se necesita vocasion.

Saludos

ElPoeta dijo...

Si estuviera enfermo, me encantaría tener una enfermnera tan linda y tan cariñosa. Un beso, Nancy querida,
V.

Chiclanita dijo...

El trabajo hecho con amor y dedicación, al final de la jornada se siente uno mucho mejor.
Saludos cordiales.
P.D.Le tengo pánico a las enfermeras y a los médicos

Bruj@ dijo...

Que rico encontrar una "colega" de vocación... besillos y saludos.. lindo blog.

Bruj@ dijo...

Claro que yo trabajé en urgencias, pabellones, cirugía... y terminé con un stress tan heavy que tuve que parar y pensar a donde iba. había dejado de lado mi vida, mi hija por no saber darle el tiempo necesario a cada cosa. Ahora estoy buscando un trabajo ams acorde a mi vida. Y aunque mi matrimonio no funcionó (un poco también por mi trabajo), tengo a mi hija y mi vida de vuelta.
La enfermería es hermosa... yo amo mi carrera... lamentablemente a veces es tan demandante... que se vuelve incompatible con el resto de lo que uno quiere hacer.
saludos

Patri dijo...

Una muy bonita carrera cariño, muy bonita.

Besotessssssssssssss

mariluna dijo...

hola nancy yo tambien soy enfermera y se que es un trabajo muy duroo que muchas personas no saben apreciar, trabajo en el area de sala de partos, y es dificil el trabajo y mas cuando el equipo de trabajo no es unido, la unica satisfacción que se tiene es la sonrisa de un paciente agradecido.