sábado, febrero 02, 2008

DIME COMO

Como se repara este jarron sin dejar huella?

Como es que puedo regresar la belleza a una flor sin petalos?
Como curar esa herida que ha dejado huella tan profunda en el corazon?
Duele,


y no sabes cuanto...

11 comentarios:

Belén dijo...

Pues si, es muy dificil, por eso hay que tener cuidado antes de actuar o antes de hablar... para no romper el corazón...

Besos

Angie Sandino dijo...

El poder reparar ese jarrón, esa flor, en verdad ese corazón... no está en quien lo rompe, sino en el corazón que ha sido lastimado... es lo más dificil, te lo digo yo que llevo a cuestas muchos perdones pendientes, pero si quien lastima puede pedir perdón de corazón y demostrar que en verdad le importas y está arrepentido.. pienso que se puede volver ese jarrón, esa flor y ese corazón a su estado original...

Un abrazo fuerte y espero que estés bien en la medida de lo posible...

Evan dijo...

:(

Me duele leerte triste...

Todo se puede reparar, pero ya no será lo mismo, la cicatríz es indeleble.

Animo, Nan!

Un beso!

Patri dijo...

Es cierto, es dificil repara todo eso sin dejar huellas, huellas que recuerdan el dolor...

Precioso post, te he mandado al tablón.

Besotessssssss

Agustin dijo...

Que el tiempo haga su efecto....


Saludos para ti....


Agustín

Carlos dijo...

...cuando el perdó es de corazón, el tiempo se encarga del resto mi Tinker ;)


Lindo Domingo...

Romy dijo...

que hermoso poema graficado....simplisimo y profundo..me encantó!

Rikardo dijo...

hola presy:

preciosas palabras para reflejar, cuando herimos sin darnos cuenta, o hacerlo y después ver que esa herida puede sanar, pero las huellas quedarán

cariños y abrazos

rikardo

Jen dijo...

duele, sí...
un abrazo fuerte

Cristi dijo...

La forma de reparar todo esos dolores es dandole tiempo al tiempo, no hay nada que los dias, meses o includive los años puedan curar. Ojala que todo este bien contigo y amiga si necesitas algo aqui estare, te mando un beso desde mi fria utah.

FernanDoylet dijo...

Claro que duele! y tenemos que aprender a vivir con el dolor, hasta hacerlo nuestro mejor aliado; porque recordando nuestras dificultades, evitaremos romper otro jarron, desojar otra flor, y protejeremos mejor nuestro corazon.

Tambien deberiamos tener presente que dichas experiencias son las que nos dan la oportunidad de ayudar a otras personas, para que con nuestro consejo puedan prevenir situaciones o errores similares.